Saltear al contenido principal

Opacidad

No me quedaba muy claro de dónde venía ese olor
Pensé que era ridícula autoexposición de las pedas que me pongo

Pero no era eso

Entonces creí que era mi voluntad por hacer cada vez más
Como cuando encuentro la palabra clave de una conclusión súper chingona
Y toda la frase tiene sentido, aún cuando me costó continuas rascadas de cabeza
Y el cabello se te suaviza y suelta un olor a usado
O a un cuerpo acalorado tras estar bajo el sol por un largo tiempo

Así como cuando espero a que me respondas
Pero nada pasa
Y el teléfono brilla por tu ausencia
Y se opaca de tanto checarlo

Pero nada pasa
Nada ha pasado
Hacía mucho calor… me toqué la cara
Estaba roja y me dolía, más por la pena y la rancia espera
Era eso lo que olía

Loading
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel. Desde mis emociones más íntimas hasta mis estados de ánimo están contenidos en los trazos, los únicos a los que no puedo mentir ni engañar. De ahí que cada pieza tenga un énfasis particular en cada trazo, en cada mancha, en cada rayón, en cada línea, aunque tengan la apariencia de un accidente. Cada accidente está premeditado. La experimentación con los materiales es otro recurso que uso para destacar detalles. No tengo un tema específico pero me gusta dibujar mujeres y gatos o un híbrido de ambos; la mayoría de las veces dibujo lo que imagino. Todas mis ilustraciones guardan una parte de mí: en ocasiones, secretos e historias no contadas, sueños e invenciones de personajes que no podrían existir en otro lugar más que en mis trazos y mente. Sin embargo, todas están siempre abiertas al público para dar pie a que cada espectador pueda crear su propia historia, sus propios personajes, para que inicien una nueva narrativa. A la edad de 24 años, soy egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas –de la Licenciatura de Diseño y Comunicación Visual– y de la Academia de San Carlos con un Diplomado en Arte Contemporáneo. Actualmente me dedico a la ilustración y la docencia.

No pares, ¡sigue leyendo!

Volver arriba