Saltear al contenido principal

Hamelin

Ocho de la mañana y alguien atina a llamar a la puerta; a estas alturas ya todos me parecen Testigos de Jehová… ¿No ven que llueve, que intento descansar, que allá afuera parece noche cerrada? Un plácido sueño, tibio de caderas ondulantes, arruinado por un capricho.

Y encima el aliento atroz de este carnero escuálido me marea apenas bufa. Me mira con ojillos perdidos, a la distancia, contemplándome aburrido como si fuera pieza de museo (o peor: de galería). Como él muchos, y siempre me pregunto si miran todo de soslayo o si sencillamente son incapaces de prestar atención.

Él puede no importarme: es ella y sus manos de gacela. Y sus ojos que sonríen mientras habla: meliflua voz que me yergue, que me lleva a la resonancia de sus muslos. Es el jardín de violetas y lilas e irises de su pecho hinchado a cada soplo, campo mullido para hundirme en un sopor suave.

Pero su defecto es inexcusable y ostensiblemente triste, y cree que respondo a su llamado. Si supiera tan sólo lo que no se levanta a su orden, lo que no somete. Si supiera que soy yo quien mueve el sol para que brille en sitios oscuros.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

Sorprais

Primero fue la imagen

No, no es una iguana. Tampoco boletos. Neh, no son las botitas que vimos en El Chopo, ¡hasta crees! Si ves que ahorita…

Conversaciones VI

Espíritu

Mi maestro vino a verme con una duda en mente. Por primera vez en todos estos años parecía buscar mi consejo. —Creo que…

Nunca fuimos rockeros

Shots

No hace falta decir que de la autocrítica pueden brotar frutos muy valiosos para la antropología, pero sí advertir que en ese proceso…

Volver arriba