Saltear al contenido principal

Un momento por favor

Siendo las 23 horas con 44 minutos y en pleno uso de mis facultades mentales (o al menos hasta que ese aire comience a silbar y haga iiiiiii y luego aghhh mientras hurga entre ventanas y puertas) declaro que he sido embestido por una sombra. Hay gotas de sangre en el chaleco verde que utilizo cuando voy en mi bicicleta. No obstante, desconozco si son mías o de esa fuerza que me ha dejado un hueco de horas en mi mente, como cuando sufres una buena cruda; horas en las que a una carcajada le sucede un ronquido y luego un largo sueño hasta que te despiertas con un eco en la cabeza: ¿qué ha sucedido? Desperté en esta silla… Recuerdo haber entrado al baño tras sentir ese calor que recorría mi espalda y que al llegar a mis costillas se convertía en escalofrío, en temblor en mis manos, en picazón en mis dedos. Y quise echarme agua, y al echar una mirada a mi cabello sentí que algo detrás de mí me miraba. No, no hice caso pero ya escuchaba ese iiiiii y luego aghhhhh y poco a poco los vellos cobraban vida propia, sentía mi piel arder. Luego un olor. Mi nariz se ensanchaba, los poros se llenaban de sudor y ese iiiii y luego aghhh seguían agitando mis nervios. Y él seguía atrás, esperando atacarme.

Y aquí estoy, escribiendo. Tratando de recuperar ese momento en el que mis uñas se llenaron de tierra y en el que mi traje estalló con todo y su poder de hacer parecer a una persona como un ser muy normal. Y ahora sólo puedo usar ese chaleco, y por eso escribo esta carta en la que declaro ser tan víctima como esos cuerpos que ahora se desangran en sus sillas. Sigo sin entender, tan sólo sé que ese iiiii y luego aghh fueron lo que me trajo aquí y no tardan en regresar.

 

Loading
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustrador. En el mundo de la ilustración me conocen como Carry. Soy diseñador gráfico e ilustrador; desde muy pequeño tenía el gusto por dibujar y hacer todo tipo de ilustraciones en las paredes, cuadernos y todo en lo que pudiera pintar o rayar. Mi primer acercamiento formal con la ilustración profesional fue al conocer a un ilustrador en una convención de lucha libre y ver cómo hacía sus personajes. Desde ahí empecé a hacer ilustraciones más formales y con mayor calidad. Gracias a esto me fui abriendo camino y comencé a tener un poco de renombre en el ámbito al poder participar con algunas revistas, ser finalista en algunos concursos y ganar en uno. Actualmente trabajo en una agencia de publicidad como ilustrador y hago freelance. La mayor parte de mis ilustraciones son graciosas, coloridas y con algunas frases para amarrar el chiste. Mi proceso de ilustración es, primero y más importante, sacar una idea o chiste, bocetar y de ahí ya veo qué técnica puede ser la adecuada para que termine bien.

No pares, ¡sigue leyendo!

Censura

Ciudad

Tráfico, edificios altísimos, smog y ese tono gris casi imperceptible pero inequívoco que caracteriza a las grandes urbes. Ahí estaba el hombre, a…

Viuda

Humo

Se desprendió la boquilla de marfil de los labios y me acarició la solapa del saco con la punta de los dedos. Rozó…

Volver arriba