Saltear al contenido principal

A piernas abiertas

Llovió hoy por la tarde y ya sabes cómo alborota eso el calor. Ha hecho tanto que en estos días no se puede hacer más que abrir las piernas y dejar que el aire corra ligero por debajo de la falda. El sudor se escurre en cada nuca una gota tras otra decantando humanidad. La piel es una membrana semipermeable, pienso en eso todo el tiempo. A diferencia de las ventanas, no se puede ver a través de la piel porque los poros son pozos de secretos. Si me asomara a los tuyos, vería tu oscuridad que es bastante notable a ojo de buen cubero. Sólo nos tanteamos. Nos tentamos. Nos hemos dicho lo que nos quisimos decir, por buenas costumbres. Nos hicimos casi todo lo que nos quisimos hacer. A veces es mejor sólo abrir las piernas y dejar que el calor se escurra cuesta arriba, sin palabras, sin futuro.

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Suerte De Adivino

Suerte de adivino

Magnus era un flaco apéndice de la irrelevancia, un vagabundo de las neuronas muertas, un fan del enema espiritual y…

Esta entrada tiene 2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba