Saltear al contenido principal

De Álvaro, para Clara

Existe en el hecho de dar, en la entrega desinteresada, un pequeño suicidio del alma negra; cada vez que se extingue en la carne el deseo de matar a alguien, ese depredador que nos define como especie violenta da un paso adelante en la evolución y en la bondad y es justo en ese triste momento cuando la vida pierde el saladito sabor de la tragedia y se convierte en un anodino pasar de los días.
—Blixa Von Volta.

Los zapatos le tallaban bastante (llevaba un año sin usarlos) y el cuello apretado de la camisa que olía a guardarropa hacía que cada trago sonara como un cartílago saliendo con violencia de un hueso. Había metido sin querer dos veces la corbata en el vaso de whisky y cuando agarró desprevenido un canapé fabricado de algún pez crudo ensalsado con sus propios huevos, manchó para siempre de amarillo el pantalón elegante. No podía mirar hacia abajo porque se le detenía la circulación y ya nunca podría quitarse la chaqueta de su primo porque bajo sus axilas anidaban dos océanos de sudor rancio.

Lo único que lo sostenía de pie era el alcohol y una sonrisa; lo único que lo hacía flotar despreocupado como un cerdo en un aceite que apenas empieza a calentarse, lo único que lo hacia levitar con coraje sobre las miradas humillantes, desdeñosas, defenestradoras y superflúas de los otros invitados era la sonrisa de ella, la sonrisa de ella cuando abriera su regalo, su regalo hecho por él mismo: con estas manos, con estas uñas irregulares y mugrosas.

A las once y veinticuatro agarró su regalo de primero porque era el más sospechosamente pobre y efectivamente sonrió al retirar las cintas y el papel barato, sonrió con gozo como una diosa que reconoce por primera vez el ardor sexual de la carne desgarrada, de la carne despedazada con estas manos, con estas uñas irregulares y mugrosas.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

Atonía

Obstáculo

Lo reconocí mucho antes del amanecer. La luna entraba voraz por la ventana, pero no lo iluminaba; lo sentía aunque no pudiera verlo.…

Volver arriba