Skip to content

Primavera

Ha llegado la primavera.
Es hora de tronar la espalda.
Llueven las flores, se entrelazan,
hacen giros; vienen a dar alegría sobre la tierra.
Las piedras se levantan heridas
a escupir de sus espíritus el azul del cielo.
¿Es posible ser discreto ante esto?
¿Mañana saldrá otro sol de turquesas?
Nuevamente no hay nube alguna
en todo el cielo redondo.

Loading
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Ilustradora / diseñadora gráfica / artista plástica. Amo la naturaleza, los misterios, los colores y las texturas. Me gusta cantar y hacer audiovisuales. Soy autodidacta. Desde pequeña me interesé por el arte, siempre buscando y experimentando. A lo largo de estos años he participado en numerosos eventos y exposiciones, individuales y colectivas, de pintura, fotografía e ilustración. Estas últimas fueron expuestas en EEUU y distintos lugares de Latinoamérica. En cada creación reflejo lo que me llega del mundo y, al mismo tiempo, me descubro.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Aldama 405

Alquiler

Quizá al buscar a tientas tu cuerpo fue como encontré un lápiz entre las sábanas; se te ocurrió que era buen momento para…

Volver arriba