Saltear al contenido principal

Religiosa

Suceden de noche: el hambre y —sobre todo— los apetitos. Un aroma acre se agolpa en la nariz con reclamos de atención silvestre, se yergue un calor primitivo y entonces los apetitos se vuelven furia, y ah… Mis piernas se estiran como banderas al aire y los dedos, rosáceos dedos, se abren a la claridad.

Cedo, como siempre, dejo de pensar, sorda porque estos ojos no duermen. Me vuelvo yo misma la carne al alcance de las manos: soy la presa de la presa, porque el apetito no cede, y una tiene que exponerse y presumir las orquídeas del vestido y hacerse nube de delicias y abrir los brazos y acariciarse los ojos hasta hacerlos relumbrar.

Allá va una a procurarse los alimentos, a entregarse sin rubores a las necesidades. Entonces vuelan, revolotean, se escabullen y acercan, unos con miedo, ése con la certeza que quiero siempre que me vuelvo furia. A ése quiero: junto las manos y le abro el pecho, viene a mí y me abraza hambriento. Como siempre.

A ése quiero tanto, y disfruto tanto, y es tan mío que a la mañana he saciado el hambre y el apetito, todo él manjar de una noche anterior.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Enamorado de las novelas gráficas, interfaces de videojuegos, malteadas de Coyoacán, floating points, caminatas nocturnas bajo la lluvia, errores de computadora y libros infantiles. Del infierno a tu corazón.

No pares, ¡sigue leyendo!

Ahora

Infancia

I Ahora vuelve el sol a dejarnos Y entre la noche tengo amarrado el corazón. Mañana habrá un bien y un mal para…

La rana

Ciudad

Se detuvo junto a la ventana de mi carro sólo para recitarme un poema. Así, sin conocerme siquiera, empezó a hablar sobre una…

Contestar

Llamada

Como todas las reuniones que nada importan para la humanidad no avanzan, se sacó el móvil de su bata de médico, se lo…

Volver arriba