Saltear al contenido principal

Forense de almas

Parecía ser el brazo de alguien fuerte y de tez clara, un poco amorfo y completamente inmóvil. Era un brazo izquierdo, el que duele cuando hay amenaza de infarto, el que resulta torpe para los diestros, el que sabe que hay otro igual a él, pero que nunca se entera de lo que ese otro realiza.

Al practicarle la autopsia pude ver que esa fuerza aparente era debida a la acumulación de líquidos, ya que sus venas se encontraban seccionadas. Vi claramente cómo esos líquidos manaban, al principio, rápidamente, para poco a poco terminar sólo en gotas. Gotas rosas y negras… El resultado de la autopsia era indiscutible: aquel brazo perteneció a alguien que, abruptamente, sufrió de una *ilurralgia. También era obvio que la cantidad de gotas negras era superior a las rosas, lo que indicaba sin lugar a dudas que antes de la profusa hemorragia interna, ya los sueños habían empezado a morir.

Ahora queda la labor fácil: que averigüe mi colega a quién pertenecía el brazo y la causa de la muerte del dueño o de la dueña. Yo ya cumplí con mi trabajo.

 

*Ilurralgia: Hemorragia de ilusiones o sueños.

Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -
Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Srita. Cobra
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
El Lazo

El lazo

El perro de mi vecino me parece un animal muy estúpido y, sin embargo, sumamente afortunado. Qué lugar común, lo…

0
La Rana

La rana

Se detuvo junto a la ventana de mi carro sólo para recitarme un poema. Así, sin conocerme siquiera, empezó a…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba