Skip to content

El fluir de siempre

Su fluir era lentísimo, tan despacio, tan a punto de morir.

Comía poco y fumaba mucho. Su alma era una de esas almas como el vidrio que fluye pero nadie se da cuenta.

Decía que el porvenir no era más que una precipitación hacia la muerte, por lo que no había prisa de nada.

Alguna vez escuché de sus labios: fluimos, sí, pero somos eternos, infinitos, sin límites y sin sentido. Somos como los colores del caleidoscopio: reflejos y luces danzando en ondas por el aire. Y es que en ese caminar de puntillas somos tantas cosas que nos olvidamos de todo aquello que es líquido celeste: brillos cautivos, partículas rebotando en las paredes de algún ser despistado que dejó entrar un soplo, un pequeñísimo soplo que le llegó al corazón.

 

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

A mis poemas

Amor y amistad

para Jéssica ¿Por qué no he escrito el poema que haga que las personas al leerlo se quiten la ropa? Todos los campos…

El peso del linaje

Comodidad

El infierno me parece un sitio digno de recordarse: sus interminables horizontes devoradores de luz, las hermosas cascadas de fuego, el río llameante…

Volver arriba