Saltear al contenido principal

Cogido por el sedal

Las palabras te crecían como el cabello. Podía ver cada hilo brillando de elocuencia, tejiendo esa red armónica en la que yo caía gustoso, me dejaba caer y la caída era suave cada vez. Era tu seda lo que hacía que me deslizara siempre un poco más abajo. Siempre un poco más perdido, más revuelto de ti. Te miraba y las horas se alargaban en tu cabello. A cada palabra yo quería mecerme en tus hilos y, cuando se convertían en frases, el delirio se me paraba de frente tentándome a dejarme vivir en tu trenza. Y me dejaba. Las palabras de tu cabello olían a lo más profundo de ti, a lo que nace de ti para no volver, a lo que le regalas al mundo. Y yo vivía en ese regalo. Yo me dejaba.

Sumerjo mi cabeza en el recuerdo de tus hilos y aún siento el cosquilleo en la nariz.

Podía nadar en ti, ser un pez que se paseaba en tus aguas. ¡No! ¡Un pez que respiraba en tus aguas! Eso era, un pez que vivía de ti. Un pez en tu corriente. Yo te lo pedía, que no dejaras de hablar, que no te callaras nunca para que tus palabras me crecieran dentro y me reventaran hasta que por los oídos me saliera tu voz. Y tú hablabas, sin una sonrisa, sin énfasis, sin acentos, tú hablabas…

 

 

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

Camino al mar

Alquiler

Me pediste aquella noche que te despertara cuando saliera de casa. Te vi durmiendo tan tranquila como un ángel que no quise interrumpir…

El ánimo ciego

Ansiedad

Una cara, todas las caras. Como si todos los días te toparas con caras de asiáticos: las mismas facciones, diferentes ficciones. Los dientes…

Insuficiencia

Ciudad

Algo faltaba en su ventana. No, no eran las flores marchitas de la cuna de Moisés, tampoco eran las persianas. En su lugar…

Volver arriba