Saltear al contenido principal

Sorpresa

La primera vez que vi la sala de mi casa cubierta de tortugas de plástico y pistolas de agua sentí un asombro inexplicable: un sentimiento de ansiedad, de alegría y tranquilidad. Fue maravilloso saber que era digno de todos mis deseos, de merecer la felicidad. Fue ese día cuando supe lo que era una sorpresa.

Años más tarde –no recuerdo cuántos– dejé de esperar los regalos y me importaban otras cosas. Cosas distintas, seguramente, pero que me causaban un tremendo asombro. Quizás era el abrir una caja de zapatos, una lapicera, un sobre con estampas que –decían– lo dejaban a uno loco o chueco y tirado en el piso (presa fácil para un robachicos) o algo similar. En fin, me sorprendían trucos inexplicables que suceden de repente, un día y a una hora cualquiera.

Después, la sorpresa estuvo cuando conocí a mis actuales amigos y, con esto, la alegría de conocer poco a poco placeres tan efímeros y perdurables como una canción, un verso, un trago devastador, una droga. Lo mismo con el sexo, la vocación y los pequeños días que sorprenden por ser cada vez más fugaces.

Sin embargo, aunque podría hacerte una lista detallada de las mayores sorpresas que me he llevado durante mi vida, no existe una sola que alcance el nivel de emoción, miedo, ansiedad y asombro de la que sentí hace ocho semanas, cuando supe que estabas entre un ombligo y la galaxia. Que ya eras ese obsequio, esa estampa, ese verso y esa próxima y eterna amistad.

Loading
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).

No pares, ¡sigue leyendo!

El invierno desde adentro

Llamada

Compró un helado, salió de la tienda, se subió a su bici y se echó a andar. Eran las 12 de la noche.…

Proveerá

Confianza

—Dame la mano. Le dio la mano. Avanzaron treinta pasos más, cuando despidió al criado. —Regrese, Eleazar. No entre al pueblo: pronto estaré…

Soliloquio de un voyeur

Amor y amistad

No había cosa que deseara más que verla desnuda, pero no tenía idea de cómo pedírselo. Durante mucho tiempo traté de encontrar la…

Volver arriba