Saltear al contenido principal

Sueño en llamas

Deja de mirarme así. Tus ojos están atravesando mi espalda mientras camino de regreso a casa. ¿No puedes decir nada? ¿No puedes gritar? ¿Pedirme que no me vaya?

Me tienes caminando con palabras en las manos, repitiendo para adentro la última frase, en un rebotar constante de mi lengua contra el paladar, mordiendo la última palabra que no quería decirte. Me tienes cansada, fumando el frío de la noche, desprendiendo mi carne de tu anzuelo, me tienes en retazos, arrepintiendo los últimos silencios. ¿En serio crees que no tenía nada más para decir? Ya cállate. Ya vete de esta calle, de mis ojos, de mis hombros, de mi cuello y mi cabeza. Esa selva que encontramos, la que fuimos en tu cama, esa selva va a morirse pronto. Me tienes caminando con el corazón prendido en fuego. Me tienes caminando con llagas en las manos. ¿Somos esto? Esto que ni siquiera podemos discutir. Qué hacemos con el incendio. Qué hago con los árboles ardiendo, con la furia de tus ojos. ¿Dónde guardo los animales que habito?. Voy a llegar a prender fuego a mi almohada, no la quiero, no la quiero con el sueño en llamas.

Ludmila Bollati
Escritodóloga. Aspirante a poeta. Descubridora del arte dramático en su taza de café. Huye de escribir semblanzas por no hablar de sí misma.
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -
Ludmila Bollati
Escritodóloga. Aspirante a poeta. Descubridora del arte dramático en su taza de café. Huye de escribir semblanzas por no hablar de sí misma.
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Aquella Población

Aquella población

En los pliegues de la montaña se extiende un conjunto de construcciones, ladrillos y baldosas color carbón. Si se recorren…

0
Humanos Demasiado Humanos

Humanos demasiado humanos

El fracaso del Proyecto Humanidad no sorprendió a nadie (de hecho todos lo esperaban) aunque de pronto se sintiera en…

1
Íncubos Y Súcubos

Íncubos y súcubos

Escucho murmullos, quejidos, gritos, y no son fantasmas, sino otras mujeres. Yo sólo espero que él venga y se lleve…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba