Skip to content

Con su abrigo de señor correcto

Mauricio era un tipo respetable. La gente respetable no se equivoca. ¿Qué hay de respetable en el error? No, no, no.

El caso es que un día Mauricio se equivocó. Una mañana cualquiera, andaba por la calle con su abrigo de señor correcto; con la pinta de dignidad que dan los sombreros y los paraguas a los ingleses de las películas viejas.

Y en esa misma calle, el error se le atravesó disfrazado de bache. Los pies no pudieron responder a la corrección de su persona y cayó. Se dio tan de golpe en la nariz que toda la cara se le puso roja. Ahí se acabó todo… o comenzó a acabarse.

Se levantó, pero era ya muy tarde; el error estaba ahí para siempre. El paso sereno y elegante se le descompuso, y se le paralizó una pierna. Cojeaba tratando de mantener la postura, pero la espalda seguía el paso de la pierna y en cosa de 30 segundos, una joroba le invadió los hombros.

Se achicaba con cada movimiento. Enjuto por fuera, una fuerza vivaz interna luchaba por estirar los huesos y el pellejo del cuerpo. Concentrado en el inútil esfuerzo, perdía de vista el mundo, la calle cualquiera, el tiempo. Mauricio perdía la vista.

Había sido el señor de abrigo correcto, elegante y largo, el más respetable entre todos. Las banquetas tienen su peculiar forma de darle lecciones a la gente y en la calle uno se puede encontrar con cualquiera.

Loading
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente es “Libro (Bucólico/Citadino/Idílico/Infernal)” de la poeta ENE. Ha participado en diversos proyectos como director de arte, y en 2013 dirigió su primer cortometraje junto a Alfonso Ortiz: “Misantropía”, protagonizado por Mario Iván Martínez. Conduce el programa de arte y cultura Violenta Nocturna en radio por Internet.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Proveerá

Confianza

—Dame la mano. Le dio la mano. Avanzaron treinta pasos más, cuando despidió al criado. —Regrese, Eleazar. No entre al pueblo: pronto estaré…

Con mis manos en la cruz

Sorpresa

Hay un siseo cansado que patea con fuerza la tranquilidad del vacío. Mi fe agoniza en sus cenizas grises. Brota el día y…

Volver arriba