Skip to content

Al muro en sus labios

En ella vio las mismas sombras, hablaban de los mismos fantasmas. La misma acidez patibularia cada vez que se sentaban a la mesa a ver pasar la gente. El mismo cinismo ante las pequeñas ofensas de la ciudad. La misma y parabólica sorna cuando el nerviosismo los enfriaba y no sabían cómo atraer la atención del otro. El mismo placer rebosante que creció mano a mano y mordida a mordida, hasta conocerse las lágrimas, pero en especial las carcajadas y los estertores y las exhalaciones y el sueño.

Así. Y después, sin caer en cuenta, ante ella fue cediendo, cayó bajo su miel. Discreto se acercó, y la cercanía se hizo estrechez: apretarse uno al otro, sumirse, hundirse como los dedos entre el cabello. El que creía lazo insospechadamente se volvía cadena, y lo único evidente era la piel tierna contra las mejillas y los ojos llenos de almendra.

—Te tengo —un día entendió, y se entendió sujeto y dócil y herido. Y entendió el campanilleo que escuchaba. Entendió su posición en la cadena, y algo que distintivamente a ella se le había escapado: sin importar los eslabones, quien sostiene la cadena también está encadenado.

Loading
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente es “Libro (Bucólico/Citadino/Idílico/Infernal)” de la poeta ENE. Ha participado en diversos proyectos como director de arte, y en 2013 dirigió su primer cortometraje junto a Alfonso Ortiz: “Misantropía”, protagonizado por Mario Iván Martínez. Conduce el programa de arte y cultura Violenta Nocturna en radio por Internet.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Mollusca

Ansiedad

Estéril de pensamientos me encuentro aquí sumergida en el vacío de una arquitectura diseñada para almas muertas. Respiro entre mis coágulos de sombra…

Volver arriba