Skip to content

Amigos

(A la vieja y sabia Babaca)

Yo estaba sentado frente a ti. Tú lucías enfermo, solitario, lastimado y abandonado.

Me acerqué lentamente pues ustedes tienden a ser muy agresivos, sobre todo cuando no saben lo que está pasando.

Pero no me hiciste daño.

Sonreíste y me acercaste un pan duro, me ofreciste tus periódicos y encendiste una vela.

Desde entonces vamos juntos.

Somos amigos, de los de verdad, de los que juntos aguantan el frío, el hambre y el cansancio.  Desde aquí te veo y agradezco mucho esta vieja cuerda y este viejo collar que me mantienen junto a ti.

Me gustaría que me entendieras, que supieras lo que la luz de tus velas significa para mí.

Me quedo contigo, amigo, no importa ni el frío ni el hambre, mucho menos la obscuridad.

Loading
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Contra tiempo

Incertidumbre

De un tiempo a la fecha, el árbol de la esquina crecía hacia fuera, sus raíces sobresalían de ras de piso. Muy por…

Recorrido nocturno

Ciudad

Todas las noches salgo a caminar desnudo, con los pies helados que van dejando huellas de sangre sobre el asfalto de lija. En…

Volver arriba