Saltear al contenido principal

Asimetría

Lo que más le gustaba de ella era la ceguera, esa incapacidad de mirarlo de frente. Le gustaba aquel velo de sombras amarillas al que ella llamaba oscuridad.

Ella pidió tocar su cara y él puso la mejilla izquierda, aquel perfil hermoso que eclipsaba la hendidura que nacía en la parte derecha de la barbilla y llegaba hasta la frente. Una grotesca asimetría entre una mirada limpia y un párpado cortado en cuatro.

Por eso la oscuridad le venía bien, por eso dejaba caer el cabello cubriéndose lo que para todos era evidente, para todos, menos para ella que tenía un cuerpo delicadamente equilibrado, un rostro perfecto, apenas mermado por una luminosidad que se fue apagando hasta convertirse en manchas amarillas. Ella se sabía completa.      

Aquella noche él apagó la luz, se quitaron la ropa hasta que la desnudez se pudo imaginar por completo. Se acercó a él, le tomó las manos y las puso en sus senos perfectos. Luego lo tomó de la cabeza  y, como si fuera un lugar conocido, la llevó hasta sus labios, comenzó a delinear la cicatriz con la lengua.

Sorprendido por aquella reacción tan clara, él titubeó. Ella le dijo: “Te miré en alguna ocasión antes de quedarme ciega, desde entonces ansiaba besar esa cicatriz hermosa.”

Él la aventó, tomó sus cosas y salió a la calle sin decir nada. A él le gustaba su ceguera, pero más le gustaba esa monstruosidad tan suya con la que se movía por las calles.

Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Enrique Cedillo
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente ...

Más shots para el sediento:

Carta hallada en el domicilio Real Jardín, número 14, Puebla de los Ángeles

Me apena mucho dirigirme a usted por medio de esta carta, esta declaración que nace de la necesidad de contarle lo que siento. Yo, que poco sé de cómo hablarle a una mujer de su condición, tan elegante y fina pero principalmente tan hermosa. Sé que en el momento en que reciba estas palabras, sentirá que de nada valen los intentos que desde el mes de mayo he realizado para poder platicar con usted. Pensará también que aquella tarde junto al portón de Morelos nada representó para mí y que mi vida ha sido la misma. Y no la culpo, pues mi cobardía de buscar los medios para acercarme a usted muestran indiferencia y no son dignos de un hombre.

Las verijas de Scheherezade

El mismo vértigo que sentirías en el barco de Sinbad atravesando las suntuosas olas del mar de la India en…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba