Saltear al contenido principal

Bogotá

Imagino que el sol se está pudriendo
dorado y silvestre arriba de nuestras cabezas,
habla de mi interior mejor que cualquier brujo.
Aterriza sobre los autos dibujando un corcel en la ventana.
Ahora mi padre se levanta para seguir haciendo rico a los restauranteros,
mi madre se quiebra de dolores entre Júpiter y Capricornio
y mi hermana dibuja. Yo espero en Bogotá.
No leo lo que escriben mis contemporáneos,
están atrapados en un sexo que nunca tienen
amplias y seductoras caderas de colegialas y dibujos sobre eso.
Cuerpos animales de una ciudad que olvida a sus perros,
niños-bancos de órganos, prostitutas-niñas-indígenas,
albañiles que han visto la luna y enfrentado una multa
por la santa cruz, hermosas islas de países exóticos,
benditos decapitados a los pies del Tepeyac .
Europa desdentada por el hambre, Asia redentora y África en coma.
Masturbaciones en cajeros automáticos y marchas contra la violencia
quemando a la ciencia liada y con olor a autista.
Y yo qué hago, qué hago en este remolino de imbéciles
de buena voluntad. Qué hago si sólo quiero quedarme a mirar
el sol con las hormigas entre las patas de las moscas, Tarumba tengo ganas de volver.

Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
John Marceline
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Su semblanza - Sus shots -
Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
John Marceline
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Al Muro En Sus Labios

Al muro en sus labios

En ella vio las mismas sombras, hablaban de los mismos fantasmas. La misma acidez patibularia cada vez que se sentaban…

0
El Ladrón De Palabras

El ladrón de palabras

Esto comienza una tarde de verano —llueve— y en mis adentros no tengo la más mínima idea de cómo comenzar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba