Skip to content

Bogotá

Imagino que el sol se está pudriendo
dorado y silvestre arriba de nuestras cabezas,
habla de mi interior mejor que cualquier brujo.
Aterriza sobre los autos dibujando un corcel en la ventana.
Ahora mi padre se levanta para seguir haciendo rico a los restauranteros,
mi madre se quiebra de dolores entre Júpiter y Capricornio
y mi hermana dibuja. Yo espero en Bogotá.
No leo lo que escriben mis contemporáneos,
están atrapados en un sexo que nunca tienen
amplias y seductoras caderas de colegialas y dibujos sobre eso.
Cuerpos animales de una ciudad que olvida a sus perros,
niños-bancos de órganos, prostitutas-niñas-indígenas,
albañiles que han visto la luna y enfrentado una multa
por la santa cruz, hermosas islas de países exóticos,
benditos decapitados a los pies del Tepeyac .
Europa desdentada por el hambre, Asia redentora y África en coma.
Masturbaciones en cajeros automáticos y marchas contra la violencia
quemando a la ciencia liada y con olor a autista.
Y yo qué hago, qué hago en este remolino de imbéciles
de buena voluntad. Qué hago si sólo quiero quedarme a mirar
el sol con las hormigas entre las patas de las moscas, Tarumba tengo ganas de volver.

Loading
Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme lo que sucedía adentro, ¡oh imaginación! La poesía es como un sol, adentro, único y salvado: respirar de sus manos amigas, como de pájaros azules que se vuelan por el cráneo, pisar el pasto seco y el aroma acuarela de los mercados, decir con sus jaulas las negras olas desnudas que me toman por el brazo; el sol ondula por encima, como un pálido disco blanco enjuagado. Cuando no trabajo en mi laboratorio me gusta salir a caminar mucho y visitar el océano, ¡ah! y los efectos psicodélicos de las guitarras jaguar. Me gustan las puertas viejas y vencidas, los paseos sin sentido y el viento en la cara cuando voy en moto. No me gusta cortarme el cabello.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Don Marino

Alquiler

Cerca de Tres Marías hay un hotelito que no tiene nada que envidiarle a los del cine, a esos lugares de apariencia sobrenaturales…

Contestar

Llamada

Como todas las reuniones que nada importan para la humanidad no avanzan, se sacó el móvil de su bata de médico, se lo…

Gatoceronte

Futuro

El gatoceronte es un animal muy peculiar. A diferencia de otros animales que ha producido la nueva ingeniería genética del siglo XXVII, éste…

Volver arriba