Saltear al contenido principal

Cinco de diciembre

La noche colmada de borrasca dio paso, por un instante, a una leve nevada. La luna iluminó el polvillo que levantaba el viento; en lo remoto de un abedul, una ardilla arropaba a sus crías. A sus pies, el vino caliente derretía la nieve en torno a Krampus.

“Dale buena voluntad
Y Él te dará su mano.
Pero ya estás en edad
De darme tu verano.”

Y ahí detuvo la siguiente estrofa: una mirada pesaba sobre su hombro. Las carcajadas asomaron a Joseph por la ventana; las luces al otro lado del pueblo iluminaban apenas el claro del bosque, apenas para distinguir una silueta, apenas para ver una sombra plantar la cara justo frente a él, apenas una mirada oscura un instante después.

Joseph dio la vuelta y chocó despavorido contra dos columnas ardientes y crespo pelaje. Los ojos de Krampus caían sobre el niño desde lo alto de un roble. Antes de que pudiera levantarse, la mano ceniza del viejo lo tomó en vilo.

­—Tú vienes conmigo.

A la salida del pueblo el tintineo de una cadena resonaba en el aire como pesados círculos de hierro. Alguno regresaba a su casa, a unos cuantos pasos de distancia. Al levantar la mirada, entendió por las barbas oscuras que quizá el niño no recibiría a Nicolás al día siguiente.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Retroceder

Pena

«Se renta». Detuve mis pasos frente aquel edificio sobre Reforma. Ventanas amplias y, sobre todo, elevador. Luego de saber el bajo costo de…

Cheche

Ciudad

Heriberto del Huerto Altamirano nació en un rancho y, desde que las primeras olas de Internet llegaron al pueblo, decidió largarse apenas le…

El polvo de las estrellas

Amor y amistad

Dos estrellas cayeron del cielo un día. Estaban en lo más alto y sus descensos fueron vertiginosos. Eran de mundos diferentes y opuestos,…

Volver arriba