Saltear al contenido principal

Casa vieja

Eran tiempos de mucho vino, muchas drogas y mucha música. Eran tiempos donde tú y yo encontrábamos cualquier razón para robarnos la tranquilidad.

Todo funcionaba mal cuando estaba contigo, y eso se sentía bien.

Tus labios obscuros, tu ropa interior que me provocaba, tu forma de callarme la boca.

Pero todo se fue perdiendo, la música sonaba distinto, las drogas ponían distinto, el vino embriagaba distinto.

Y tus labios obscuros ya eran repugnantes, y tu mirada aniquiladora era una caricatura sin terminar.

Dejaste que el techo de esa casa vieja nos cayera encima. Dejaste tus calzones. Dejaste esos audífonos que sonaban horrible. Dejaste tu olor en todos lados.

Todo funciona mal desde que no estoy contigo, y eso se siente bien.

Loading
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

El ánimo ciego

Ansiedad

Una cara, todas las caras. Como si todos los días te toparas con caras de asiáticos: las mismas facciones, diferentes ficciones. Los dientes…

Acuario

Pena

La persecución comenzó en las primeras horas de la mañana. Los hombres ya tenían ubicada a una manada que persiguieron, kilómetros mar abierto,…

Volver arriba