Saltear al contenido principal

Confiando en el etéreo

La página web era lo único que le quedaba al escritor, pero nadie lo sabía y ese era el problema: ya nada lo iba a sacar de la mucosidad negligente de su destino fatal, sólo pendía de eso sosteniéndose con dos deditos de una pequeña raíz al borde del tenebroso precipicio. Y ahora, después de sabotearse a sí mismo durante toda su vida, alguien más se metía con él.

La página web no era suya, en ella había bastantes escritores y… sí, ilustradores. Cada texto que él escribiera tenía que ser complementado con una ilustración, y los textos eran absolutamente cortos. A este pobre escritor, madeja sofocada, carne del cansancio, le encantaba inventar las pequeñas historias, los pequeños instantes, la breve anécdota, pero lo que más le gustaba era darle un giro al final; el giro dramático, a veces absurdo, a veces cómico, era su dicha. Casi todas sus historias te llevaban hacia un punto y luego ¡bam! terminabas en otro muy distinto.

El problema empezó cuando los ilustradores (que eran varios y se rotaban) empezaron a ilustrar siempre precisamente el final de sus cuentos. La escena terminal, el chiste, la conclusión, quedaba ahí plasmada y hermosa; tanto, tanto, que el cuento se volvía innecesario: ya sabías lo que iba a pasar.

Así que apenas terminó el relato que le correspondía, se las arregló para verse con el desconocido ilustrador antes de que empezara con su trabajo.

Se encontraron en un bar al que le daba el sol de la tarde, y el destartalado escritor —inspirado por la frialdad de una cerveza— le relató su preocupación (esperando que lo ayudara) pero el ilustrador lo detuvo sonriente y le dijo: «Tranquilo maestro, yo me adelanté». Y diciendo esto, depositó sobre la mesa una ilustración perfecta, en la que se veía con claridad la muerte inmediata del escritor.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente es “Libro (Bucólico/Citadino/Idílico/Infernal)” de la poeta ENE. Ha participado en diversos proyectos como director de arte, y en 2013 dirigió su primer cortometraje junto a Alfonso Ortiz: “Misantropía”, protagonizado por Mario Iván Martínez. Conduce el programa de arte y cultura Violenta Nocturna en radio por Internet.

No pares, ¡sigue leyendo!

No-no-no

Error

Nos negamos a volar aun cuando el viento dirige nuestras alas. Seguimos insistiendo en quedarnos aun cuando se acerca el devastador huracán. Ofrecemos…

Ostentando

Pena

Qué rico te suenan las caderas, qué bueno es sentir el gong de tus tetas en mi pecho. Ese aliento a alcohol tan…

Volver arriba