Saltear al contenido principal

Credulidad

La pequeña Carmen, de tres añitos, se entretenía mirando a María, su madre, recolectar los frutos de las hortalizas y de los árboles. Mientras saboreaba un durazno preguntó a su madre:

―Mami… ¿pol qué hay fluta?
―Porque tu papá la siembra.
―¿Siembla todo?
―Sí, todo.
―¿Y todo clese?
―Ajá, todo crece…

Rafael llegó cuando ya casi se ocultaba el sol. María le sirvió la cena. Poco después, Rafael sacó unos pocos billetes y monedas, los dejó sobre la mesa y se desnudó para meterse en la cama. María le siguió apenas unos minutos después.

Carmen esperó hasta que su intuición infantil le dijo que sus padres se habían dormido. Con mucho cuidado se levantó del catre y tomó todo el dinero que su padre había dejado sobre la mesa; sus puntillas descalzas se dirigieron a la puerta, la cual abrió lentamente. La luna iluminaba la pequeña silueta de la niñita, quien con sus propias manos cavó un pequeño agujero en la tierra para enseguida meter todo el dinero y cubrirlo. Después regresó con el mismo sigilo y se quedó dormida, sin percatarse de que la puerta se había quedado abierta.

Por la mañana el caos llegó a la casa cuando descubrieron la puerta emparejada y dedujeron que alguien había entrado y robado su poco dinero.

Carmen pasó varias horas de ese día y los siguientes encuclillada frente al agujero que había cavado, después de regarlo cuidadosamente. Esperando… esperando. Su madre la miraba sin entender su conducta. Un día, cuando la pequeña dormía su siesta, María se situó en el lugar que durante los últimos días su hija ocupaba por horas. Por intuición materna cavó un poco. No pasó mucho tiempo antes de que descubriera aquellos billetes y monedas manchados de lodo. Sus ojos se abrieron con singular asombro sin poder dar crédito a lo que veía.

Loading
Avatar
Escritora. Issa Martínez Llongueras, oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales como TALENT SEEKERS y LA PAZ ESTÁ EN CAMINO, este último de carácter infantil, convocado por IFLAC y dirigido por su directora, la escritora argentina María Cristina Azcona. Y en el certamen de THE COVE/ RINCON INTERNACIONAL 2014, Edición 19 de: Artes Visuales, Poesía y Narrativa. Ha prologado también algunos libros de escritores españoles, puertorriqueños, venezolanos y mexicanos. Su obra se encuentra recopilada en varias Antologías Internacionales publicadas en papel y formato digital. Cuenta con un libro de autor: Incienso de Madrugada Triste, publicado en Mérida, Venezuela, el cual fue propuesto como libro de estudio para la Maestría en Literatura Iberoamericana de la UNIVERSIDAD DE LOS ANDES, FACULTAD DE HUMANIDADES Y EDUCACIÓN, INSTITUTO DE INVESTIGACIONES LITERARIAS “GONZALO PICÓN FEBRES” en Mérida, Venezuela, por la Profesora Catedrática María Luisa Lázzaro.
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Alado deletéreo

Primero fue la imagen

Tara intentaba sonreír con la mejor de sus caras, estaba acostumbrada a fingir y las pastillas la ayudaban a que la realidad no…

Srta. Esperanza Díaz

Esperanza

En aquel olvidado cuarto de hospital, el nieto le susurró al anciano lo siguiente: "A veces medirse se vuelve irracional y necesario, a…

Volver arriba