Saltear al contenido principal

Alquiler

La marca del músculo del brazo estirado y en tensión por toda la fuerza que requiere ponerse de pie. La cabeza pesada de tanto insomnio, estira el cuello hacia abajo. Es el último momento entre el día y la noche, el último punto de silencio antes de comenzar el día. Antes de retomar la vida.

Las ventanas de la casa están llenas de huellas de grasa de los dedos. Marcan cada lugar en donde apoya las manos al acercar la cara al vidrio. Asomarse antes de retomar la vida. La marca del vaho que deja su aliento en el cristal desaparece demasiado pronto. Hace frío y hay que salir.

Abrir la puerta para encontrar el mismo camino cada día. Cada día sin retorno. Cada día retomar la vida y volver a casa por la noche. Intacto, porque el tiempo no pasa, no ha pasado. Se detiene sobre la cama, saluda al insomnio, dobla las piernas. Nada se mueve, nada se estira. La ventana tiene las marcas de sus dedos en el vidrio.

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador y diseñador gráfico con tendencias autodidactas, autodestructivas y autómatas.

No pares, ¡sigue leyendo!

La terrible y trágica pero a la vez cómica historia de un hombre incapaz de matar a su esposa

Comodidad

Nunca he estado feliz, nada me embona ni me acomoda. Aquella noche estaba triste, tan triste que todo a mi alrededor apestaba, las…

Con mis manos en la cruz

Sorpresa

Hay un siseo cansado que patea con fuerza la tranquilidad del vacío. Mi fe agoniza en sus cenizas grises. Brota el día y…

Volver arriba