Saltear al contenido principal

Que se quedara conmigo

Yo sabía que llegada la mañana tendría que irse. Seguramente tomaría sus cosas y, tal como llegó esta misma noche, cerraría la puerta dejándome aquí.

Fue algo ocasional, no era uno de esos romances especiales; el tipo me gustó como pudo haberme gustado cualquiera. No era guapo ni fornido. Me trató con toda la delicadeza que yo necesitaba y quise conservarlo, quise que se quedara conmigo.

¿Quieres hacer un viaje que nunca se te olvide?, le pregunté y saqué las pastillas del celofán. Se durmió a los pocos minutos.

Tomé el taladro y arriba de la frente clavé la broca. Sonaba parecido a una gran cuerda de guitarra que se raspa a lo largo, sin detenerse.

Luego le inyecté agua caliente con un poco de vinagre, eso bastaría para cocerle la cabeza y dejarlo dispuesto a todos mis caprichos.

Movió los párpados tres horas después, la pierna le temblaba, intentaba mirarme mientras decía cosas en su lengua o quizá en un idioma que nadie entendería. Quiso levantarse pero comenzó a convulsionar.

Salí a tomar un trago al bar de enfrente mientras él dejaba de moverse.

Volví, seguía revolcándose, me masturbé sobre su cuerpo.

Lo amarré para que no pudiera arrastrarse lejos. Ambos sabíamos que al amanecer no podría ir al trabajo y se quedaría conmigo para siempre.

Loading
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).

No pares, ¡sigue leyendo!

Acuario

Pena

La persecución comenzó en las primeras horas de la mañana. Los hombres ya tenían ubicada a una manada que persiguieron, kilómetros mar abierto,…

Nostalgia de la idea de hogar

Confianza

Sendas de Thó Escucha el croar de la luna el bosque entero se ha cubierto de emoción. (No lea usted Khôra, lea a…

Volver arriba