Saltear al contenido principal

Cuando me muera quiero oler a perro

Existen una y mil razones por las que debo dar las gracias al universo; a la mente siempre vienen la familia, la salud, los amigos (humanos) y el dinero, pero existe algo por lo que cada mañana me despierto llena de emoción: por la nariz húmeda de mi perro.

Es como una goma de borrar que quiero apretar siempre, como si fuera un botón mágico que cada vez que toco me lleva a otro lugar. Algunos dicen que estoy loca y que no debería dejar que mis perros se duerman en mi cama. Los perros duermen en el suelo.

¡No en mi casa!

En mi casa mis perros son los dueños: de los sillones, de las almohadas, de los zapatos; hacemos nuestra vida alrededor de ellos porque quién más iba a quererlos tanto sino yo. Son mis hijos, mis descubrimientos, mis regalos infinitos de bondad.

Martina aún no aprende a usar el pedazo de pasto que le inventamos para usar como baño y cuando me marcho hace tremendo berrinche asaltando la bolsa de basura. Hay una rutina, la de llegar todos los días y verla saltar, ladrar sin cesar cuando pasa otro perro por la ventana, limpiar el piso en donde ha dejado su maravillosa marca y una dosis de cariños antes de llenar su plato de galletas. La repetiría una y mil veces por ella y por todos los demás.

Pareciera que nunca acabo y aunque sé que no debo tener más perros la realidad es que no hay nada mejor que oler sus orejas sucias, su cabecita cuando se acaban de despertar y sus patas con olor a totopitos; su pelo es como un peluche que calzan mis pies y su lomo es ese infinito descanso en el que me pierdo cuando tengo dolor de cabeza.

Sus ojos están llenos de amor… de amor eterno por mí. Tan solo ver su cara borra todos los problemas; no hay nada más vivo, más cálido y hermoso que un abrazo de cuatro patas.

No hay nada como querer y ser querido por un bulto de pelo, por eso sé que cuando me muera, quiero que mi cuerpo huela a perro.

Loading
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle matiz al papel. A veces escribo porque no sé cómo más decir las cosas, a veces pinto porque no sé como escribir lo que estoy pensando, pero siempre o casi siempre me visto de algún modo especial para despistar al enemigo. Me gusta hablar y aunque no me gusta mucho la gente, siempre encuentro algún modo de pasar bien el tiempo rodeada de toda clase de especies. El trabajo me apasiona, los lápices de madera No. 2 también; conocer lugares me fascina y comer rico me pone muy feliz. Vivo de las palabras, del Internet y de levantarme todas las mañanas para seguir una rutina que espero algún día pueda romper para irme a vivir a la playa, tomar bloody marys con sombrillita y ponerme al sol hasta que me arda la conciencia. Por el momento vivo enamorada y no conozco otro lugar mejor. El latte caliente, una caja de camellos, una coca cola fría por la tarde, si se puede coca cola todo el día, y un beso antes de dormir son mi receta favorita para sonreír cuando incluso el color más brillante se ve gris. La Avinchuela mágica.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

Lluvia de ideas

Obstáculo

¿Carece todo de sentido? Los árboles pierden hojas. Primer verso. Tacha. “Inconexo” al margen. Mira el charco de flores de jacaranda por la…

Pero ya era tarde

Tempestad

A los dos años de edad, cuatro momentos quedaron para siempre en su cerebro como gifs perpetuos y palpitantes que habría de recordar…

Volver arriba