Saltear al contenido principal

De la calma al caos, te prefiero a ti

Qué bonita la calma cuando llega,
lástima que haya tardado tanto en llegar.

La esperaba desde hace tiempo.
Tirada entre las sábanas miraba a la ventana y te inventaba;
te dibujaba con la punta de mis dedos.
Te parecías mucho a mi cabello enmarañado,
a la confusión temerosa que subía por mis piernas
hasta amarrarme las rodillas.

La buscaba, la busqué no sabes cuánto.
Pero mientras más pensaba en ti,
en tus manos, en tus besos,
se me iba más lejos.
Lejos, muy lejos.

Fue cuando entendí que te quería,
que te quería tanto que no podía dormir.

Pasé noches enteras intentando arrancarme tu recuerdo,
tus ojos oscuros y pequeños, y tus labios…
Cómo me dolían tus labios.
Sin embargo no lo conseguí.
Y así pasaron días, tal vez meses,
sin hacer nada más que adorarte y reinventarte,
escuchando a mi cabeza que sólo decía tu nombre.
Olvidé todas las palabras y cómo leer las manecillas del reloj.
Me perdí.

Fue entonces cuando decidí que ya no te quería,
que no quería seguir pensando sólo en ti.
Y así, como al humo del cigarro cuando exhalas, te dejé ir.

La calma que con ansias repasaba cuando estabas a mi lado,
la que nunca pude conseguir mientras te tuve,
esa calma que se antoja tibia y relajada, llegó a mí,
quedándose a mi lado para ocupar tu puesto.

Pero ahora que no estás,
ahora que está todo sereno y en silencio
me he dado cuenta de que te extraño,
y al caos, y al dolor,
y a todo tu cuerpo.

Me recuerda que otra vez te quiero,
que prefiero el desconcierto.
Sí, me gusta la calma tan bonita y desgastada,
pero si se trata de elegir entre el caos y el sosiego
siempre, siempre te prefiero a ti.

Loading
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle matiz al papel. A veces escribo porque no sé cómo más decir las cosas, a veces pinto porque no sé como escribir lo que estoy pensando, pero siempre o casi siempre me visto de algún modo especial para despistar al enemigo. Me gusta hablar y aunque no me gusta mucho la gente, siempre encuentro algún modo de pasar bien el tiempo rodeada de toda clase de especies. El trabajo me apasiona, los lápices de madera No. 2 también; conocer lugares me fascina y comer rico me pone muy feliz. Vivo de las palabras, del Internet y de levantarme todas las mañanas para seguir una rutina que espero algún día pueda romper para irme a vivir a la playa, tomar bloody marys con sombrillita y ponerme al sol hasta que me arda la conciencia. Por el momento vivo enamorada y no conozco otro lugar mejor. El latte caliente, una caja de camellos, una coca cola fría por la tarde, si se puede coca cola todo el día, y un beso antes de dormir son mi receta favorita para sonreír cuando incluso el color más brillante se ve gris. La Avinchuela mágica.
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...

No pares, ¡sigue leyendo!

Buenos amigos

Confianza

Abordé el taxi y le pedí al chofer que se dirigiera al hospital lo más rápido posible. Fingí estar alterado, con esa actitud…

Volver arriba