Saltear al contenido principal

De los últimos días

Éstas son las últimas cosas –escribía ella–. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más. Puedo hablarte de las que yo he visto, de las que ya no existen; pero dudo que haya tiempo para ello. Ahora todo ocurre tan rápidamente que no puedo seguir su ritmo.
—Paul Auster, El país de las últimas cos
as

La orden fue disparar. Enfocar a los cuatro vientos hasta verlos sangrar. Perforar cualquier insolente esquina y traspasar la cien de toda pared donde pudiera verse una opinión. Le estrategia fue la misma: tomar el mayor número de personas y torturarlos en nombre de la patria y las instituciones, en nombre de todos los hijos de la chingada que salen en las fotos del senado, toda esa bola de parásitos que asesinan de golpe a un país con aumentos sobre aumentos. La razón fue la de siempre: secuestrar el alto vuelo y bombardear cualquier alianza.

La segunda orden fue hacer que nadie dudara, que nadie pensara ni por un instante que al entrar en una patrulla saldría vivo de ella, que el mundo entero fuera testigo de la violencia cotidiana, del hambre eterna. Fue así que la historia dio un giro y la valentía tomó un precio muy alto, tanto, que hasta la mediocridad y la barbarie salían muy caras.

Así fue durante muchas décadas hasta que no quedó nada que callar, ni nadie a quién perseguir. El bando izquierdo se hizo más derecho y los asesinos de siempre actuaron como su naturaleza les dictó. Crearon bandos tan absurdos como siempre y dispararon por última vez en los pechos ajenos.

Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos ...
Su semblanza - Sus shots -
Jeavi Mental
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos ...
Su semblanza - Sus shots -
Jeavi Mental

Más shots para el sediento:

0
Mar Adentro En Mis Ojos

Mar adentro en mis ojos

Toco la puerta. Hace frío en mis manos entumidas y las palabras no dichas tuercen mi lengua. Aún de noche,…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba