Saltear al contenido principal

Duerme

No abras los ojos si no quieres,
no hay motivos para despertar.

Parece que el mundo quiso
jugar con tu suerte de niña buena.

No abras los ojos, duerme
la noche es dulce y te pertenece.

La calma se niega a abandonar el nido
donde tus sueños se juntaron con las estrellas.

Desnuda te vas hundiendo
en tu almohada de cabellos.

No abras los ojos,
duerme /
y mientras duermes,
las flores crecerán tranquilas allá afuera.

Loading
Álvaro Buenaventura
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Suele dibujar situaciones autobiográficas y momentos sensibles e imaginarios que la han llevado a tener un mundo paralelo. Ama el arte en cada una de sus expresiones y a los que viven para crear.

No pares, ¡sigue leyendo!

El Cardenal

Humo

Como el humo sueña deshacerse el cardenal como un corazón en un puño y escaparse de la jaula

Lumínica

Primero fue la imagen

Buscó el vestido que le resaltaba la sonrisa. Se pulió los brazos hasta la refulgencia. Encontró en el espejo sus ojos teñidos en…

Por si acaso

Aparato

He decidido darle cuerda a este corazón oxidado ponerlo en marcha una vez más hacer que salga musiquita por cada uno de sus…

Volver arriba