Skip to content

Él, grano de arena

Despertó un lunes por la mañana con el lamento de comenzar un nuevo día. El trabajo agotador y las pocas emociones no lo motivaban. Fue entonces que se levantó de un jalón mientras el despertador parecía volverse loco, se cambió y emprendió el viaje a la oficina. Entre la multitud de la ciudad percibió algo extraño en el cielo: ¿vidrio? Eso parecía, como de un frasco. Nadie más lo notó, así que prefirió caminar con mayor preocupación por llegar a tiempo, olvidó mirar las ausentes nubes, y pasó por alto lo empañado que lucía el ambiente.

De un momento a otro se detuvo, miró a su alrededor y descubrió con terror un hoyo en el piso. Parecía que algo sobrenatural había succionado el edificio donde él trabaja. Se acercó y temerosamente notó cómo una fuerza invisible se llevaba todo a su paso. Se miró las manos, que se desvanecían lentamente, como polvo. Fue así como se dio cuenta de que los rostros que lo miraban estaban hechos de arena y que toda su vida había vivido dentro de un reloj. Su tiempo se terminaba y era momento de unirse a la multitud que esperaba su caída. Poco a poco se desintegró, mientras los episodios de su vida languidecían con él. Fue hasta ese momento, en el que escuchó el tic-tac de su corazón, cuando entendió que su mundo se reducía a un reloj de arena y que él era sólo un grano ocupante.

 

Loading
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias a los monos de perfil con grandes narices de su padre y a la famosa “libreta roja” de recortes y canciones su madre. Su incapacidad de recrear lo real nace a partir del “Alacrán, cran, cran” cuando, en lugar de una imagen, su madre pega uno real… Hace ilustraciones para revistas, libros para niños y de vez en cuando una que otra escultura con chicle o tela.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Perro con collar de perlas

Comodidad

Supongo que aún te cuesta algo de trabajo caminar con esos tacones, pero te sienta muy bien la comodidad de ese collar de…

Volver arriba