Skip to content

El león piensa que todos

Su madre había muerto la noche anterior. Toda su infancia vino con ella a esta pastelería, por eso, Alea había comprado dos galletas sin intención alguna de comerlas. Eran las favoritas de su madre. Cano sabía que estaría allí, así que no tuvo que seguirla cuando la vio salir de casa; en su lugar, le dio un tiempo para estar a solas y manejó hasta aquel sitio sólo cuando le pareció apropiado. Al llegar la encontró sentada en la banqueta, ensimismada.

—Cuando falleció mi mamá, comí mucho y subí de peso, quizá no deberías…

—No me las voy a comer -interrumpió Alea—, no soy como tú.

—No digo que seas como yo, sólo creo que deberías estar triste un tiempo en lugar de comer eso.

—No quiero estar triste. Quiero que me dejes en paz.

Cano la miró, evidentemente ofendido.

—Lo lamento.. no debí…-dijo Alea, disculpándose por evitar un problema, pero sin arrepentirse.

—No te preocupes. Entiendo… Sé cómo te sientes. Vamos a la casa, cuando mi mamá falleció tuve que encontrar un lugar cómodo para…

—No quiero un lugar cómodo, quiero estar aquí.

—Alea…

-Toma. Toma y cállate -ordenó, entregándole una de las galletas-, quiero estar aquí contigo hasta que amanezca, no quiero dormir en la casa.

Cano tomó la galleta y se sentó a un lado. Guardaron silencio por un momento, tratando de ignorar el frío, pero era imposible.

—Alea, si quieres dormir, conozco un lugar…

—Cállate, Cano, por favor cállate.

Loading
Músico, escritor, lector, cinéfilo, melómano, hijo, primo, hermano y amigo nacido en la ciudad de México un hermoso y soleado miércoles 29 de febrero de 1984. Gusta de todas las formas de la imaginación y del humor sin discriminación alguna. También disfruta ocasionalmente de una buena novela policiaca. Sostiene que la escritura literaria es una búsqueda donde la voz del escritor debe ser la única constante. En alguna reunión llegó a afirmar: “Puedo suscribirme a cualquier corriente de pensamiento, siempre y cuando sea lo bastante corriente”. No ha recibido ninguna distinción literaria, pero ha otorgado dos títulos de “Abuela Honoris Causa” hasta el momento. El primero a Susan Sontag por su labor crítica y, sobre todo, por esta fotografía; el segundo a Wisława Szymborska por su obra poética y por la persona que imagina detrás de esos poemas. Participó en el proyecto de investigación de literatura policiaca “Crimen y ficción”. Actualmente escribe una columna mensual de cine para la revista Síncope, mantiene el blog “Antología (no tan) arbitraria de textos” y toca la guitarra en la banda mexicana de swing Cotton’s.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Palpitar

Aparato

Después de haberla aceitado, carburado y desalinizado, Oliver extendió un viejo trapo sobre la mesa de trabajo y con sumo cuidado la depositó…

Terrícola

Primero fue la imagen

Eres sol, luna, polvo estelar. Al interior de tu cuerpo circulan restos de lo que hoy el hombre busca más allá del universo.…

Volver arriba