Saltear al contenido principal

El niño y el círculo en cenizas

La propia respiración instaura un ritmo, una progresión que no termina hasta llegar al punto del origen. La propia respiración determina la secuencia de la noche; una exhalación profunda llena el firmamento de estrellas nerviosas y hace emerger formas diversas entre la neblina.

Pero es en la noche circular cuando puede verse al niño sobre la luna muerta. Deshabitado, espera a que la oscuridad avance como un río en las pesadillas. El silencio se impone como una columna en su cuerpo inmóvil, y de su angustia oculta se han desprendido ramas informes, al igual que del muro caen los caracoles.

¿En qué instante todo comienza a caer?

¿Qué inmovilidad, qué grave interrupción ha hecho que los ciclos no culminen?

Sobre la luna muerta, sobre el círculo en cenizas todo ha vuelto ser quietud.

 

Loading
Leopoldo Lezama
Escritor. Ensayista y poeta, su escritura se centra en extraer situaciones estéticas del sistema nervioso central.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

No sin ella

Llamada

Nadie escuchó sus pasos apurados bajar la escalera. Nadie imaginó que la joven favorita del pueblo, la más diligente y llena de vida…

Sin destino final

Infancia

Le tomó la cara con fuerza y le dijo que la protegería sin importar contra qué o cómo. Se lo prometió bajo el…

La sed inextinguible de los extramuros

Comodidad

«Van ganando uno cero. »Mira negrito, definitivamente no hay lugar más cómodo en el cuerpo para sostener un cuchillo que entre las nalgas,…

Del yo y los otros

Primero fue el texto

Me miraban, yo sé que lo hacían, y mientras todos se llenaban de odio y envidia yo, el único, el ser inmortal entre…

Volver arriba