Saltear al contenido principal

El suspiro de Kokoshka

-Mira, Katia, eso que ves allá a lo lejos, no es una pintura, sino tu querido Moscú.

-¿Lo dices en serio? Jamás creí que un artista tan vilipendiado como tú pudiera cumplir mi sueño de regresar a mi ciudad natal luego de trabajar veinte años como prostituta en tu país.

-Ve a recorrer tus calles. Yo suspiraré porque mi ciudad acaba de perder a una de sus mejores putas por dinero. No lo hice para que fueras feliz, sino para seguir pintando en mi infelicidad.

 

Lou Rdz.
Escritor. Estudié Ciencias Políticas y no creo en la política. Escribo y leo, pero prefiero los cómics. Me gustan las comedias, y la historia de mi familia es deprimente. No creo en dios y creo que dios menos cree en mí ...
Su semblanza - Sus shots -
Yelikat
Ilustración. Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Su semblanza - Sus shots -
Lou Rdz.
Escritor. Estudié Ciencias Políticas y no creo en la política. Escribo y leo, pero prefiero los cómics. Me gustan las comedias, y la historia de mi familia es deprimente. No creo en dios y creo que dios menos cree en mí ...
Su semblanza - Sus shots -
Yelikat
Ilustración. Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Carta Hallada En El Domicilio Real Jardín, Número 14, Puebla De Los Ángeles

Carta hallada en el domicilio Real Jardín, número 14, Puebla de los Ángeles

Me apena mucho dirigirme a usted por medio de esta carta, esta declaración que nace de la necesidad de contarle lo que siento. Yo, que poco sé de cómo hablarle a una mujer de su condición, tan elegante y fina pero principalmente tan hermosa. Sé que en el momento en que reciba estas palabras, sentirá que de nada valen los intentos que desde el mes de mayo he realizado para poder platicar con usted. Pensará también que aquella tarde junto al portón de Morelos nada representó para mí y que mi vida ha sido la misma. Y no la culpo, pues mi cobardía de buscar los medios para acercarme a usted muestran indiferencia y no son dignos de un hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba