Saltear al contenido principal

El vals

Con el cuerpo ausente entre paredes a campo abierto, atadas las manos; con espasmos de eternidad que en el azul ascienden igual que pesadillas.

La vida llenándose sin sentido entre la calma y el juego siempre siniestro de la consciencia, entre el cansancio y la locura, con la memoria como una ventana hacia la oscuridad siempre abierta.

Nadie sobra en este vals.

Terapias, condiciones, quietud artificial. No se puede vivir dando la cara a la verdad sin caer inmerso en la locura hasta los huesos, sin la fantasía y un toque de mentira… no sin una historia que contar.

 

Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Ros
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Su semblanza - Sus shots -
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Ros
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. la realidad entre los tuétanos, los de las manos entrelazadas, entre el vaivén del vals, de mi cuento que es la verdad de mi muerte, que celebra el nacimiento de mi simiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba