Skip to content

Falanges

Las manos frías. Tengo los pies fríos. Hay gente que intenta salir de China por las montañas y en el viaje se les congelan los dedos de pies y manos y se les caen sin que se den cuenta. Si pierden sólo uno tienen mucha suerte.

Estoy bajo las cobijas y pienso en esos dedos perdidos, todos esos huesos que arqueólogos del futuro encontrarán por aquí y por allá pensando que ahí quizá se hacían ritos para algún dios, o sacrificios sagrados.

Pensar que esas falanges repartidas sólo son testigos de nuestra injusticia, de la necesidad de los hombres por nombrar las tierras y aprisionarnos en ellas con sentidos de identidad. Me da gusto pensar que al menos más adelante nadie sabrá de nuestros vergonzosos actos. La gente de esos tiempos se dedicará a inventarnos dioses de las nieves y pueblos paganos que los adoraban. Y creerán que éramos sabios.

Al menos el tiempo nos perdona la inmundicia.

 

Loading
Ilustradora. Conejo con disfraz humano; el disfraz se dedica a comer, dormir y cagar. Como actividad extracurricular hace teatro, danza, yoga, escribe y pinta… Pero el conejo Randy sólo tiene dos preocupaciones en la vida: que no se acabe el agua y que no se extingan las abejas. Por lo demás, sabe del apocalipsis venidero y lo toma con la mejor filosofía taoísta: aprender a desaprender, guardar silencio y esperar.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Una historia chica

Ansiedad

Sucede que se nace debajo de una historia —la grande— que pasa por encima de unos, que adoquina sobre la memoria de unos.…

El ánimo ciego

Ansiedad

Una cara, todas las caras. Como si todos los días te toparas con caras de asiáticos: las mismas facciones, diferentes ficciones. Los dientes…

Volver arriba