Saltear al contenido principal

Fui helio

Quizás ese había sido el mejor momento de su vida. Briznas de pasto entre los dedos, el murmullo de hippies coloridos a su alrededor, decenas de hula hulas girando en cinturas de niñas pequeñas con trenzas. Y ella, vacía.

Sabía entonces, al menos, que la incertidumbre era verdadera, casi afirmación de juventud y vida. Lo celebraba con comentarios cada vez más banales a Charlie, su amiga francesa deprimida. Con cada risa que provocaba en ella sentía que se inflaba cual gas de helio: ligero, festivo, evanescente.

Pero ahora cuando quería reproducir ese momento a solas, siempre a menos de 500 metros de una pantalla conectada al mundo, siempre con dinero en la cuenta y citas en la agenda, sólo quedaban fragmentos idealizados. El vino de un euro era imposiblemente bueno, los hippies no volvían a sus departamentos de 15 metros cuadrados, ella no anhelaba nada más que ese vacío. Ella no era la que ahora era o, al menos, eso le gustaba creer.

Y en el desliz entre una imagen de ella y otra, el presente se escurría, gota a gota, dejando una mancha en el suelo de concreto.

Teatrera de corazón. Adicta a la empatía. Escribo y leo porque una vida no me basta.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.
Su semblanza - Sus shots -
Teatrera de corazón. Adicta a la empatía. Escribo y leo porque una vida no me basta.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
¿Por Qué No Te Callas?

¿Por qué no te callas?

A veces siento que he vivido otras vidas Pero es sólo que me gusta pensar que no me limitan estas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba