Saltear al contenido principal

Fui helio

Quizás ese había sido el mejor momento de su vida. Briznas de pasto entre los dedos, el murmullo de hippies coloridos a su alrededor, decenas de hula hulas girando en cinturas de niñas pequeñas con trenzas. Y ella, vacía.

Sabía entonces, al menos, que la incertidumbre era verdadera, casi afirmación de juventud y vida. Lo celebraba con comentarios cada vez más banales a Charlie, su amiga francesa deprimida. Con cada risa que provocaba en ella sentía que se inflaba cual gas de helio: ligero, festivo, evanescente.

Pero ahora cuando quería reproducir ese momento a solas, siempre a menos de 500 metros de una pantalla conectada al mundo, siempre con dinero en la cuenta y citas en la agenda, sólo quedaban fragmentos idealizados. El vino de un euro era imposiblemente bueno, los hippies no volvían a sus departamentos de 15 metros cuadrados, ella no anhelaba nada más que ese vacío. Ella no era la que ahora era o, al menos, eso le gustaba creer.

Y en el desliz entre una imagen de ella y otra, el presente se escurría, gota a gota, dejando una mancha en el suelo de concreto.

Loading
Avatar
Teatrera de corazón. Adicta a la empatía. Escribo y leo porque una vida no me basta.
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.

No pares, ¡sigue leyendo!

Cuando me muera quiero oler a perro

Comodidad

Existen una y mil razones por las que debo dar las gracias al universo; a la mente siempre vienen la familia, la salud,…

Por y

Lluvias de agosto

Comodidad

Flota sobre el agua la flor, y río abajo la tarde desciende mañana los árboles silbarán en el incendio, ¿o será otra apacible…

Reírse a la cara

Vergüenza

Frente al espejo, todo puede salir mal. Puede, porque hay espacio. Lo respetable del error es verme a la cara. Y ahí, de…

Volver arriba