Saltear al contenido principal

Intervención

Hay que aferrarse a lo que más se quiere. Eso, y deshacerse de lo prescindible.

Miró su brazo.

Lo cortó.

Se hizo un torniquete:
Resistió a la gangrena.

 

 

Loading
Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.

No pares, ¡sigue leyendo!

Los globos

Infancia

Misi no tenía brazos. Tampoco tenía piernas. Era una hermosa niña de nueve años y ochenta centímetros de largo cuando se recostaba, o…

Viuda

Humo

Se desprendió la boquilla de marfil de los labios y me acarició la solapa del saco con la punta de los dedos. Rozó…

Volver arriba