Skip to content

Intervención

Hay que aferrarse a lo que más se quiere. Eso, y deshacerse de lo prescindible.

Miró su brazo.

Lo cortó.

Se hizo un torniquete:
Resistió a la gangrena.

 

 

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

De los últimos días

Primero fue la imagen

Éstas son las últimas cosas –escribía ella–. Desaparecen una a una y no vuelven nunca más. Puedo hablarte de las que yo he…

Salomónica

Amor y amistad

Intentó el honesto amor de Octavio, sus zalamerías, sus guiños, sus flores siempre luminosas, hasta sus promesas de rizos ensortijados y manos perpetuamente…

Volver arriba