Saltear al contenido principal

Abraham

–Debieras callártelo, ¿sabes? Como si tuvieras algo importante que decir…

–Me importa un carajo y menos que eso, así que vete a la mierda. Dale: de una vez.

Debí callármelo antes de que las ideas me pulularan por la boca y nos olvidáramos del rigor y pulimento. Pero la ira me revolvía el cabello y ofender era tan fácil: tan sólo despegaba los labios y salía un torrente tan cristalino y liso que no necesitaba mi mediación. Simplemente volaba y aterrizaba graciosamente en todo.

Y con esa misma transparencia podía seguir:

–Tu puta madre te crea, cabrón. Y mejor vas buscando dónde vives.

Lo vi dar la vuelta, ligero, sin prestar más atención. Lo vi estirar un brazo y tomarse el cuello con gesto tenso. Lo vi echar a andar con paso firme, con dignidad suficiente como para no mirar atrás ni bajar la cabeza.

–¿Me oíste, mocoso pendejo? Aquí mando yo.

Lo vi entonces estirar la zancada para cruzar, quizá enceguecido: no lo vi mirar hacia los lados. El auto no se detuvo (no podía). Después no lo vi más.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Ilustrador. En el mundo de la ilustración me conocen como Carry. Soy diseñador gráfico e ilustrador; desde muy pequeño tenía el gusto por dibujar y hacer todo tipo de ilustraciones en las paredes, cuadernos y todo en lo que pudiera pintar o rayar. Mi primer acercamiento formal con la ilustración profesional fue al conocer a un ilustrador en una convención de lucha libre y ver cómo hacía sus personajes. Desde ahí empecé a hacer ilustraciones más formales y con mayor calidad. Gracias a esto me fui abriendo camino y comencé a tener un poco de renombre en el ámbito al poder participar con algunas revistas, ser finalista en algunos concursos y ganar en uno. Actualmente trabajo en una agencia de publicidad como ilustrador y hago freelance. La mayor parte de mis ilustraciones son graciosas, coloridas y con algunas frases para amarrar el chiste. Mi proceso de ilustración es, primero y más importante, sacar una idea o chiste, bocetar y de ahí ya veo qué técnica puede ser la adecuada para que termine bien.

No pares, ¡sigue leyendo!

La fiesta

Sorpresa

Hay un tipo especial de infierno que parece muy simpático, como una broma de mal gusto. Se borran todos tus recuerdos. Sólo queda…

Una cuestión personal

Confianza

Metió la mano al bolsillo de la chamarra, sacó su escuadra Smith & Wesson de cañón recortado, le puso el silenciador y salió…

El amor en tiempos del messenger

Primero fue la imagen

Nadie sabe querer, porque no hay un método; nadie sabe querer, porque no hay formula; nadie sabe querer, porque no hay guión establecido;…

Volver arriba