Saltear al contenido principal

La cuestión de siempre

Tomaba un café acompañado de un cigarro cuando al observar lo resecas que estaban mis manos también me percaté de que las cicatrices de mis muñecas se habían borrado totalmente.

Llevé mi mano escéptica sobre mi ceja derecha intentando comprobar que aún existía una vieja herida, pero también había desaparecido. Nada, ni una línea, ni una marca había quedado de esa tarde que con navaja en mano me sangré la sien.

Eché a reír y comencé nerviosa a buscar todos los hilos que el tiempo había bordado en mi piel: ninguno, todos disueltos: las cicatrices ya no existían.

Subí a bañarme, me sentía ligera; fue entonces cuando desnuda y frente al espejo me percaté de que también mi ombligo se había cerrado, cancelado, perdido: quizá muerto. Poco después se cegaron mi ojos y se vaciaron mis oídos, como si se acercara el cierre definitivo de la herida primordial: comienzo a no poder respirar, no sé qué pasa pero siento que pronto dejaré de ser yo, que me autoenvuelvo al grado de desaparecer.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

El Cardenal

Humo

Como el humo sueña deshacerse el cardenal como un corazón en un puño y escaparse de la jaula

Humo

Humo

La vida es un lugar, definitivamente. Uno puede irse de su vida y regresar más adelante o no volver si así lo desea.…

Vacío

Vacío

De pronto Yo se cansó de pelear lugar, de vivir sin gloria, sin oficio claro. De existir dudando, siempre en busca de una…

Volver arriba