Skip to content

Reencarnación

El pasto entre los dedos de mis patas, la luna llena que me iluminaba y el ajetreo cotidiano de mi vida silvestre me hicieron olvidarte.

Convivir y formar parte de una especie distinta a la que pertenecí en aquel tiempo, cuando nos conocimos, cambió la perspectiva de mi vida pasada, como un humano. Sé que rompí la promesa de buscarte y me dejé llevar por el instinto que me rige; pero hoy todo será distinto, desperté con la ansiedad de reencontrarnos, de mirarte de frente y contener mis ganas de comerte.

La reencarnación me hizo olvidar los sentimientos que tenía por ti. La oscuridad que vive en mis pensamientos me absorbe ahora, pero sé que al final de esta cueva nos encontraremos y nuestro corazón se unirá sin importar el tiempo o la especie. No olvides mis ojos, no temas.

Loading
Escritora. Observadora de la vida y los detalles. Me gusta compartir lo que veo, escribir con un ojo en lo real y el otro en lo imaginario.
Ilustradora. Gotas de colores caen, poco a poco anuncian dónde te ocultarás, dejan el dulce ácido de un camino que me hará llegar.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Nostalgia de la idea de hogar

Confianza

Sendas de Thó Escucha el croar de la luna el bosque entero se ha cubierto de emoción. (No lea usted Khôra, lea a…

Notas para una teoría sobre tocar la puerta de un desconocido

Llamada

Siempre creí que la arquitectura de una vivienda revelaba mucho de quien la habitara. No sólo el tamaño, el color o la forma;…

Volver arriba