Saltear al contenido principal

Galletas de animalitos

Las coladeras.
Panteones.
También basureros.
Las fosas nasales.
Mi ignorante pero atrayente curiosidad ante los hoyos negros.

“…cuando sueñes con escaleras nunca se te ocurra bajarlas”.

La boca de un recién nacido.
Los oídos que pican cuando escuchas música por mucho tiempo con los audífonos puestos.
Un vaso sin mezcal.
Una taza con el asiento del café molido y bebido.
Los huecos de los ojos.
Personas hablando solas.
Personas gritándose aunque no se escuchen entre sí.
Escuchar pláticas en el camión de una mujer sin consuelo.
El cansancio.
Un hombre con el ceño fruncido.
Un botón roto.
Las cicatrices.
Sillas vacías.
No poder dormir.

Operaciones (matemáticas, quirúrgicas, mentales, emocionales) donde cada parte desaparecida disminuye la sensación de ser un todo.

Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Su semblanza - Sus shots -
Enrique Cedillo
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente ...
Su semblanza - Sus shots -
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Su semblanza - Sus shots -
Enrique Cedillo
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
El Inicio De La Playa

El inicio de la playa

Se miran. Se vuelven de pronto dos destellos e iluminan las corrientes. Destierran la solemnidad, soplan con la boca expansiva…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba