Saltear al contenido principal

La hiedra

Y por qué no me miran, por qué vuelven la cabeza cuando paso por su lado, por qué evitan dirigirme la palabra cuando trato de acercarme o responden sí, no, no lo sé, a las preguntas que les hago.

Ay, si las cosas fueran diferentes. Si tan sólo fuesen un poco más amables conmigo. ¿Acaso es pedir demasiado? Entonces no haría falta que les clavara mis espinas. La fragancia que desprendo no nublaría sus sentidos. Mis dedos no se cerrarían alrededor de sus gargantas, tan frágiles, tan fascinantes. Y entonces podrían probar un poco de mi carne, y yo un bocado de la suya, sólo uno, y bailar abrazados durante horas y sin música como bailan los amantes y los locos.

 

Loading
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Triste deseo

Espíritu

Eras un ángel hermoso, eterno, alado de nubes plateadas y del amor de un dios que sólo quería para ti la libertad. Pero…

Volver arriba