Saltear al contenido principal

Madrugada

Presentía el encuentro con una mandíbula que se quedara encajada en mis muslos. Unas garras que me derrumbaran, y que mis dientes se quebraran al rebotar en el piso, terminando con la boca ensangrentada, totalmente destruida. Pero yo ya lo estaba.

El orgullo se disfrazaba con mi ropa. Ya no tenía cara para regresar, mucho menos para pedir un poco de consuelo.

No se oía más que el silbido del aire aligerando las pesadas ramas de los árboles.

No se veía nada más que la pesadez del agua suspendida entre los autos.

Seguía caminando, seguía buscando sin saber qué.

Le presté a la nada un poco de mi voz, pero sólo me devolvió el eco de mis lamentos.

Le presté a mis ilusiones un poco de imaginación, pero sólo me llegaban recuerdos de aquella noche en que me perdí.

No tenía mapa pero tampoco lo necesitaba, había arrancado de tus ojos aquella última mirada a un camino que ya no me sentía a gusto recorrer, mucho menos de regresar.

Loading
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustra. También construye marionetas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Inseminación / Hiceminación

Humo

Me succionaste en estéreo a través de los túneles de tus pupilas y no necesité ver más que tu carita de muñeca oscura…

Descifrar la niebla.

Amor y amistad

Poco quedaba por hacer, la ciudad era una ruina que dejaba testimonio de un esplendor lacerado. Sus habitantes preferían aquellos despojos de adobes,…

Perverso

Vergüenza

Yo sabía del malestar de la conciencia, de ser en la oscuridad descubierto. Lo que no esperaba, lo que no conocía era la…

Volver arriba