Saltear al contenido principal

Voracidad

Abrázame la noche, muérdeme las llagas y los pezones, trágate mi corazón a bocados, Loba, clava tu diente ruborizado en el hombro izquierdo, en el arcano prohibido de una profecía cualquiera.

Mastícame, Loba, y déjame besar la hendidura auroleada por tus nalgas.

Soñé de nuevo contigo; soñé que en la calle, de reojo, nos miraban las buenas costumbres mientras nosotras nos batíamos en esta encrispación de carne viva. Nosotras, todo alas, todo tierra prometida y fruto de discordia, envueltas en un pelambre de deseos.

Quiero ver aquella furia dormida en la madriguera de tu mirada, quiero despertarla.

Tócame, Loba, trágame entera, quiero ser aquel sacrificio que tus fauces merecen, quiero morir y regalarme a ti.

Bébeme, alimenta tu ansiedad distante, Loba. Sacia esta voracidad de mi cuerpo con la bestia que somos.

 

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

La muerte en pena

Pena

Estaba harta, cansada y muy triste. No quería que la vieran con miedo ni que le huyeran, quería tener amigos para platicar, pues…

Sin título

Vergüenza

Vacía la palabra queda Un cráneo de hojas envueltas flota La cruz de hielo de lo que siempre dijimos No quiero ser enterrado…

Volver arriba