Saltear al contenido principal

Zombi

Déjame morder mucho tiempo las enredaderas de tu memoria, pesadas y ocultas. Cuando mordisqueo tus neuronas invisibles y rebeldes me parece que como recuerdos.

Me invade un sabor intenso, mezcla de ágata y metal. A un paso de quedar intoxicada, un aire caliente atraviesa mi garganta: es el veneno de tus pensamientos. Deseo combinado con horror, una rara agonía.

Mientras más vacío el contenedor de tu lucidez, más deliciosa y áspera resulta mi tortura. Mastico tu dolor y paladeo tu regodeo. Un suculento plato de repasos que marido con un trago de aguardiente.

Tu cerebro, siempre complejo, a punto de estallar en el desequilibrio. Eres mi demente, mi pequeño maniaco de miradas perdidas que se confunden en el límite de la esquizofrenia. Un coctel de antidepresivos para detener la revolución que es tu cerebro.

También los llevo en la lengua y el estómago se confunde pues prefiero tu estrés mental, el que imagina, el que crea, el que duele pero se apasiona.

Déjame probar mucho tiempo tu locura. Nadie te entiende, nadie te sabe, excepto yo.

Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Alfonso Zomb
Ilustrador. Ilustrador y Diseñador Gráfico egresado de la Universidad Tecnológica de México. Desde diciembre del 2009 trabajo en H2O Contents, empresa donde actualmente tengo a mi cargo la ...
Su semblanza - Sus shots -
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle ...
Su semblanza - Sus shots -
Alfonso Zomb
Ilustrador. Ilustrador y Diseñador Gráfico egresado de la Universidad Tecnológica de México. Desde diciembre del 2009 trabajo en H2O Contents, empresa donde actualmente tengo a mi cargo la ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

8
Sin Nostalgia

Sin nostalgia

Me acuerdo de mí. No es desde un paisaje que podría o no despertarme la nostalgia. Tampoco es el gastado…

0
Consejos A Una Muchacha Que Se Escapa

Consejos a una muchacha que se escapa

Cuando la lluvia se te enrede en las botas como alas y meteoros no desistas. Tampoco temas de la luna aplastante que se yergue a tus espaldas, ni a las temerosas brisas que se enrojecen como lenguas extranjeras. Ni al temor de las piernas cuando el miedo agita sus banderas terribles, ni al ocaso y sus colmillos despuntando en tu cara los instintos.
Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba