Saltear al contenido principal

Bulevares y ramblas

Caminar sin rumbo fijo era tal vez una de las cosas que más le fascinaban en la vida. Salir y agarrar una calle hasta desgarrarla del todo, caminarla de norte a sur de este a oeste y agotar la existencia, la humanidad reparando en las pequeñas grietas, observando las ventanas clausuradas, las nomenclaturas perdidas, las puertas ocultas, los zaguanes misteriosos, la precaria pintura que cubre los grandes daños estructurales, la basura en los techos que sobrevive vencedora, los antejardines presumidos y los saturados de caca de perro, los gatos vigilantes y las loras insolentes, la arquitectura accidental y la planeación ignorada o pervertida, los cables desafiantes, las avenidas, los carros; para Luis, la calle anónima era el cine de la humanidad, era donde invertía exclusivamente su tiempo para el placer.

Buscó ciudades extensas que le permitieran descarriarse durante horas e incluso cambió de país cuando terminó de recorrerlas todas, de examinarles sus verijas y sus barrios intrincados, cuidando siempre la seguridad, por supuesto; era un placer para él, no una obligación.

Alexandra apareció en una calle soleada, después de 54 cuadras, 3 iglesias y medio parque y fue tan evidente su urbanismo, fue tan diáfana la diagramación de sus calles y tan a contraluz sus cables telefónicos que a Luis se le rompió un tubo, se le taponaron las cañerías, tuvo un infarto telefónico y decidió que le vendría bien una acompañante en su eterno deambular de avenidas.

Jamás vaticinó que su propio smog podría asesinarla. Pero eso es otra historia.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

Pensándolo bien, mejor no

Primero fue la imagen

Oí gritos y a una persona toser a mi espalda. Perdí la cabeza; no quería morir ahogado por la multitud. Corrí todo lo…

La vasija de Olena

Primero fue el texto

Olena me trajo un regalo del otro lado del mundo y con él su sonrisa de café y de tabaco. Olena me trajo…

De escurridores y seca-mentes

Ansiedad

Una cazuela y cuatro vasos con sus respectivos platos que aún faltan por lavar. También cuatro tenedores, tres cucharas y un cuchillo ya…

Fábulas de gentrificación

Alquiler

Malditos hipsters, todo lo arruinan con sus chingados perros de razas exóticas y sus estúpidos sombreros. Todos siempre vestidos de colores chillones; ¿acaso…

Volver arriba