Saltear al contenido principal

Piloto automático

Se encontraron una semana de tres domingos,
y al segundo abrazo nadaban a la deriva.

Una marea desenchufó los cables del pasado,
y navegaron toda la noche, entre palabras encendidas.

Tan brillante como el sol en sus caras,
el silencio que los ilumina.

Pusieron en modo avión sus celulares,
y dejaron que se acabara del todo la pila.

Dejaron flotar las viejas excusas,
mientras planeaban una despedida.

Había que decir adiós a los viejos hábitos,
desencadenar el alcohol de las heridas,
volverse cuerdos siendo insensatos,
y darle chance a las puertas de salida.

Elevaron el ancla del piloto automático,
el que siempre aseguraba la movida.

Se vieron en el reflejo del espejo del cuarto,
y pudieron ver el tiempo que hacía que no reían,
como ahora reían.

Ludmila Bollati
Escritodóloga. Aspirante a poeta. Descubridora del arte dramático en su taza de café. Huye de escribir semblanzas por no hablar de sí misma.
Brnd Hnjs
Ilustra. También construye marionetas.

Más shots para el sediento:

El rostro de Ione Robinson

Se sienta ahí en ese lugar cada jueves, cuando el museo está por cerrar. Frente al retrato de Ione Robinson,…

Atonía

Lo reconocí mucho antes del amanecer. La luna entraba voraz por la ventana, pero no lo iluminaba; lo sentía aunque…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba