Saltear al contenido principal

Elevación

Un instante en tu mano me bastó para reconocerte.
Unos minutos en los que el frío se desvaneció y reconocí los síntomas del sosiego.
Conocí la placidez de tu compañía en nuestras largas caminatas a casa y desoí a la impaciencia del tiempo cuando no tiene certeza de los días.
Los años de saber de tu nombre se condensaron de repente.
Un momento.
El momento.
Los días siguientes transformados en besos.

He aprendido a desconocer al miedo, desde entonces. Junto a ti, mis alas se extienden en el aire con seguridad. Entendí que no somos los animales de tierra que creíamos ser:
Sólo somos.
Tú. Yo.

Y volamos en simultáneo.

Loading
Avatar
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...

No pares, ¡sigue leyendo!

Los matices de la pena

Pena

Amanece en color sentencia de muerte: oliendo a madre agonizante de aflicción y familia y amigos avergonzados. Quedó por ahí, una noche rancia…

Volver arriba