Saltear al contenido principal

Destiempo

«Se renta habitación en departamento compartido. Baño propio; incluye agua, gas y luz» se leía en aquel apartado del Diario de la Ciudad. María llamó inmediatamente para concretar una cita.

Llegó a la dirección indicada y tocó el timbre tres veces hasta que alguien, sin preguntar siquiera, presionó el botón que abría de forma automática la puerta de la entrada del edificio.

María subió las escaleras mientras escuchaba el eco que producía cada pisada de sus tacones. Por fin llegó al sexto piso. Una chica de aspecto intelectual le abrió la puerta y comenzó a mostrarle los espacios del departamento: la sala, el comedor, la cocina, el cuarto de estudio, el librero… el librero… el librero…

María no quitaba la vista de encima de aquel estante lleno de almanaques y novelas; había libros de ciencia, de arte, de fotografía, de historia… pero María se lanzó directamente hacia uno de ellos: era un libro de pasta dura, en cuya portada se apreciaban algunos garabatos que daban forma a ese peculiar juego que de niños la hacía tan feliz. «Rayuela», se leía, así como el nombre del enormísimo cronopio que en aquel entonces estaba de moda. Cogió el libro y al hojearlo cayó al suelo un sobre que tenía escrito el destinatario con el nombre de María Pancorbo.

¡Ella lo sabía!, ¡siempre lo supo!, a siete años de su partida ella seguía pensando que desde esa ocasión en que lo escuchó salir de casa no volvería a verlo jamás, pero se equivocaba… y ella lo presentía.

María sostuvo entre sus manos el retrato ya borroso por el tiempo, con algunas manchas que hacían lucir la fotografía como si fuera una desgastada acuarela. Lo miró una vez más y lo apretó con fuerza contra su pecho. En la parte de atrás, con letras casi ilegibles, aún se podía descifrar el siguiente texto:

«María, ¡te amo! Vente conmigo antes de que llegue el mes de abril».

Era una foto que su ex amor le había enviado antes de morir de cáncer aquella primavera.

Loading
Álvaro Buenaventura
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel. Desde mis emociones más íntimas hasta mis estados de ánimo están contenidos en los trazos, los únicos a los que no puedo mentir ni engañar. De ahí que cada pieza tenga un énfasis particular en cada trazo, en cada mancha, en cada rayón, en cada línea, aunque tengan la apariencia de un accidente. Cada accidente está premeditado. La experimentación con los materiales es otro recurso que uso para destacar detalles. No tengo un tema específico pero me gusta dibujar mujeres y gatos o un híbrido de ambos; la mayoría de las veces dibujo lo que imagino. Todas mis ilustraciones guardan una parte de mí: en ocasiones, secretos e historias no contadas, sueños e invenciones de personajes que no podrían existir en otro lugar más que en mis trazos y mente. Sin embargo, todas están siempre abiertas al público para dar pie a que cada espectador pueda crear su propia historia, sus propios personajes, para que inicien una nueva narrativa. A la edad de 24 años, soy egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas –de la Licenciatura de Diseño y Comunicación Visual– y de la Academia de San Carlos con un Diplomado en Arte Contemporáneo. Actualmente me dedico a la ilustración y la docencia.

No pares, ¡sigue leyendo!

Otro cancerígeno texto de amor

Humo

Quisiera ser un cigarrillo atrapado entre tus dedos, abrazado por tus labios mientras inhalas con el ansia de un vicioso todas mis entrañas.…

Moronga

Pena

Muérete, le dije a la panza de mamá antes de que nacieras. Y tantas veces rabiosas te quise muerta. Perra. Yo decía, muérete,…

Vergüenza familiar

Vergüenza

I Mi padre nos mira un tanto avergonzado, como si le hubiéramos fallado todos y cada uno de nosotros cinco, sus hijos, sus…

Volver arriba