Saltear al contenido principal

Diálogo

–Ya habíamos hablado de que ser mortal era sentir dolor.

–Claro, es lo justo, ¿pero por qué esperar al momento en que más pega?

–Porque también es lo justo. Ya deberías acostumbrarte.

Loading
Lou Rdz.
Escritor. Estudié Ciencias Políticas y no creo en la política. Escribo y leo, pero prefiero los cómics. Me gustan las comedias, y la historia de mi familia es deprimente. No creo en dios y creo que dios menos cree en mí. Confío en que algún día se levantarán los muertos, y por eso veo películas de zombies. Todos los días pienso en cómo escribir la novela más convincente sobre el fin del mundo.
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Vacío

Vacío

De pronto Yo se cansó de pelear lugar, de vivir sin gloria, sin oficio claro. De existir dudando, siempre en busca de una…

Piloto automático

Aparato

Se encontraron una semana de tres domingos, y al segundo abrazo nadaban a la deriva. Una marea desenchufó los cables del pasado, y…

40 días

Esperanza

Un serpentario de emociones te hacen ir y venir entre el bosque de mi casa y tus entrañas. Adivino que tus ojos negros…

Volver arriba