Saltear al contenido principal

El límite de lo incierto

No los mires. Guarda el espejo y finge que has encontrado un desperfecto en tus manos. Las ves y recuerdas que nunca has sido buena para colorear: eras de aquellas que se salían del contorno del dibujo, en tus mapas se notaban las rayas sin rumbo de un océano azulado. Reconoces que en ese color de barniz está la paciencia de quien te pintó tus largos dedos, esas uñas tan limítrofes te desesperan. Cuando las pintas por tu cuenta acabas con el dedo embarnizado. Si en las manos se lee el futuro, en las tuyas se refleja aquel pasado de colores y acuarelas.

Los has visto de reojo, siguen ahí. Por lo regular tus dedos sangran, salvo ese dedo: el único que sigue intacto, el sobreviviente de tus nervios. No muerdes tus uñas, sino lo que (no) hay alrededor de ellas. Compensando tu falta de límites te dedicas a resarcir el daño, te dedicas a roer lo que está fuera de. Aun así de adoloridos ayudan a calmar tus dudas, alivian el prurito de todo tu cuerpo.

Ahora estarías dispuesta a que interpretara tus deseos, sobre todo los que están dibujados en las líneas de tu dedo medio.

 

Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Su semblanza - Sus shots -
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Su semblanza - Sus shots -
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Suerte De Adivino

Suerte de adivino

Magnus era un flaco apéndice de la irrelevancia, un vagabundo de las neuronas muertas, un fan del enema espiritual y…

2
Llamas A Mí

Llamas a mí

La lluvia de fuego era lo de menos, no había nada qué quemar. Estábamos solas y apenas alcanzamos a agarrar…

0
In Memoriam

In memoriam

Las bajas obsesiones bullen en bajo. Hierven con la paciencia del universo a través de eones para luego estallar en…

0
Adios

Adios

Entonces quién o qué se mueve en todo este «final» si a la hoja seca por el suelo no la…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba