Saltear al contenido principal

El límite de lo incierto

No los mires. Guarda el espejo y finge que has encontrado un desperfecto en tus manos. Las ves y recuerdas que nunca has sido buena para colorear: eras de aquellas que se salían del contorno del dibujo, en tus mapas se notaban las rayas sin rumbo de un océano azulado. Reconoces que en ese color de barniz está la paciencia de quien te pintó tus largos dedos, esas uñas tan limítrofes te desesperan. Cuando las pintas por tu cuenta acabas con el dedo embarnizado. Si en las manos se lee el futuro, en las tuyas se refleja aquel pasado de colores y acuarelas.

Los has visto de reojo, siguen ahí. Por lo regular tus dedos sangran, salvo ese dedo: el único que sigue intacto, el sobreviviente de tus nervios. No muerdes tus uñas, sino lo que (no) hay alrededor de ellas. Compensando tu falta de límites te dedicas a resarcir el daño, te dedicas a roer lo que está fuera de. Aun así de adoloridos ayudan a calmar tus dudas, alivian el prurito de todo tu cuerpo.

Ahora estarías dispuesta a que interpretara tus deseos, sobre todo los que están dibujados en las líneas de tu dedo medio.

 

Loading
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Magna

Espíritu

Ana camina entre la multitud enardecida hacia las puertas del Senado y, como si fuera una boda militar, todos le ceden el paso…

Preocupaciones de otro padre de familia

Futuro

Nancy trajo su muñeca de tres ojos a la mesa una vez más. En los últimos meses la he notado particularmente obstinada con…

Grasa natural

Grasa

Tuve la pesadilla de nuevo. Esa en la que mis huesos son mi única pertenencia, en la que todo mi cuerpo es puro…

Volver arriba