Saltear al contenido principal

Lluvia en el mar

Aun sin querer te recuerdo. Tu imagen asalta mi memoria en los momentos menos pensados: en el primer café de la mañana tu rostro se aparece de repente en las burbujas que van quedando después de agitarlo; o cuando salgo a correr y bebo de mi agua, ahí está tu sonrisa en el fondo de la botella, burlándose de mi pésima condición física.

En las tardes de lluvia es inevitable pensar en ti. Se me ha hecho costumbre buscar tu mirada en las gotas que se van quedando en el cristal, busco en las nubes alguna señal que me diga que estás arriba, observándome, vigilándome, cuidándome.

Lo que más duele es no haber tenido el tiempo de despedirme, todo sucedió en apenas un parpadeo. Cuando sonó el teléfono sabía que era para avisarme que te habías marchado, que habías partido a ese lugar sin nombre y sin punto fijo en el mapa, a ese lugar donde no te podía seguir para pedirte perdón por todas las estupideces hechas en tu enfermedad. El sonido del timbre me cortó la respiración y las lágrimas que durante meses había contenido brotaron de repente nublando la realidad.

Hay huecos en la memoria, hoyos que la culpa va cavando para no acrecentar el dolor ni la pena, para no hacer más grande tu ausencia. Pero sé que aunque no lo acepte o no lo quiera ver, algo de ti sigue aquí: lo veo en el café, en la lluvia, o incluso en la espuma del mar. Esas pequeñas gotas están rellenas de algo más que aire, están rellenas de ti y de la promesa de algún día, lejos de aquí, volver a verte.

 

Loading
Sr. Tomapastillas
Escritor. Es padre de una pulga atómica y huérfano de un niño que era demasiado bueno para estar en este mundo. Ateo por convicción y no por moda a pesar de la insistencia de el Diablo por acercarse a Dios, consumidor compulsivo de música y lector voraz por temporadas. Actor truncado convertido en pseudo-cinéfilo que evita las películas sin contenido, disfruta de las comedias ácidas y rehúye el cine gore. También disfruta de aquellas comedias románticas en las que todos son felices por siempre jamás (iluso). Tiene noches de insomnio involuntario, sobre todo cuando el peso de la vida le parece excesivo para llevarlo sobre sus hombros. Paciente rebelde que tiene miedo de tomarse las pastillas (cree que pueden volverle una persona cuerda). Rockstar frustrado, y escritor que vierte lo que piensa y siente en cualquier papel que se le ponga enfrente. Si les interesa conocerlo, amarlo, odiarlo, despreciarlo, etiquetarlo, felicitarlo o consumirlo, sólo tienen que leerlo.
Ilustradora. Soy un pedazo de circunstancia mutante.

No pares, ¡sigue leyendo!

Rueda de la fortuna

Pena

Mi pensamiento tiene cola. No es tan larga como para que otros la pisen, es del tamaño proporcional a su delirio de persecución.…

Cuando me muera quiero oler a perro

Comodidad

Existen una y mil razones por las que debo dar las gracias al universo; a la mente siempre vienen la familia, la salud,…

Por y

Nothing but mammals

Primero fue el texto

El instinto gregario, el afán por estar juntos. Coordenadas paralelas, eso que llaman «la época». Hacer historia, pasar desapercibido. Ignorar al pasado, hacer…

Volver arriba